titulo_columna
Fernando Garduza
Derecho de Réplica

MORENA SECUESTRADO

Los eventos recientes luego de la inscripción de la coalición “Juntos Haremos Historia”, conformada por los partidos Morena, Verde Ecologista de México, del Trabajo y Nueva Alianza, han evidenciado lo que era un secreto a voces, que intereses superiores se apoderaron (o al menos lo están intentando) de Morena.

El día de la inscripción de la coalición ante el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (Ceepac), un grupo de personajes ligados al viejo régimen se manifestaron y provocaron actos violentos en el organismo electoral.

El motivo de la protesta fue el rechazo de personas como Francisca Reséndiz Lara y Juan Antonio Rodríguez Chessani (que a ninguno de los dos se les conoce militancia morenista), a que Morena vaya en un proyecto conjunto con el Partido Verde en la elección para gobernador, lo cual, suponen ellos, automáticamente haría que José Ricardo Gallardo Cardona fuera el candidato.

Esa presión llegó hasta la sede nacional de Morena, donde los mismos personajes se manifestaron con la misma consigna. El hecho, del que seguramente Mario Delgado Carrillo, presidente nacional del partido tiene conocimiento desde su origen y su contexto, provocó ruido a la sesión del consejo morenista para avalar la coalición.

Rodríguez Chessani y Reséndiz Lara, fueron ligados al gobierno del Estado y al alcalde Francisco Xavier Nava Palacios, respectivamente, lo cual hace suponer que son quienes están detrás de las protestas en contra de Gallardo Cardona.

Al mismo tiempo que todo esto ocurría, la dirigencia estatal de Morena, encabezada por Sergio Serrano Soriano, también hacía lo propio. En una rueda de prensa el mismo día del registro de la coalición, el titular del partido externó su rechazo a que existiera una alianza con la “gallardía”, con todo y que esto implicaba estar en contra de una decisión tomada por su dirigencia nacional.

Serrano Soriano tiene entre sus perfiles de influencia al ex gobernador Horacio Sánchez Unzueta, quien, en su momento, lo utilizó a través de su activismo ecológico en el conflicto del basurero tóxico de Metalclad en Guadalcázar. Al ex gobernador también se le liga con el senador morenista, Primo Dothé Mata, quien, con su apoyo, fundó el “Frente Salvador Nava” en Tamazunchale. Dichos personajes han mostrado abierto rechazo a la coalición.

Por otro lado, otros perfiles morenistas como el súper delegado del Gobierno Federal, Gabino Morales Mendoza, quien fue el primero dirigente de Morena en San Luis Potosí, y Roxanna Hernández Ramírez, militante fundadora del movimiento, han avalado la alianza con el Partido Verde y han reconocido la necesidad de ir en conjunto.

Mientras los morenistas locales están metidos en su embrollo, el Partido Verde ya está encarrilado en su precampaña. Gallardo Cardona ha llevado a cabo reuniones en el interior del Estado con militantes y liderazgos del Partido Verde, concentrado en posicionarse de cara al proceso en el que la coalición elegirá al candidato.

Por Morena, se perfila Juan Ramiro Robledo Ruiz, ex priista que ya ha buscado ser gobernador en anteriores ocasiones. “Yo lo invito a que se retire con dignidad, yo creo que ya se puede jubilar, está a buen tiempo de retirarse con dignidad y ser consejero de los que estamos participando actualmente, es una persona respetable, tiene una trayectoria propia pero ya no es su momento”, fue la postura de Gabino Morales al respecto.

Si los renuentes morenistas locales vieran el panorama real de lo que está ocurriendo y de lo que están provocando, se darían cuenta de que le están haciendo el trabajo sucio a la otra alianza, de la que poco se habla, la de PAN, PRI y PRD. A no ser que sean conscientes de ello y sus motivaciones sean generadas por intereses superiores.

 

[email protected]