titulo_columna
Juan Carlos Gutiérrez
Mi Análisis

Por su mal gobierno, Carreras López quiere un premio de 700 MDP

El gobierno de Juan Manuel Carreras López no tiene derecho a decidir por el futuro de los potosinos. Su fallido mandato culmina en 2021 y no tiene ninguna justificación para endeudar al Estado con 700 millones de pesos que los potosinos pagarían mensualmente hasta el año 2038.

Este gobierno estatal es irresponsable al permitir nepotismo, corrupción y fuga de recursos públicos entre funcionarios de primer nivel como los titulares de Obras Públicas, Comisión Estatal del Agua, Junta Estatal de Caminos y Secretaría de Salud, quienes han sido señalados por desviar cientos de millones de pesos en contratos amañados y obras inconclusas en detrimento de los potosinos.

Si Juan Manuel Carreras está verdaderamente preocupado por los potosinos y por la reactivación económica del Estado, que aplique la ley a sus corruptos colaboradores, que termine las pocas obras de infraestructura que inició en su sexenio y que deje al próximo gobierno tomar las decisiones necesarias para una verdadera recuperación del desarrollo del Estado, él lo hizo mal y aun así quiere un premio de 700 millones de pesos.

El hecho de que el gobierno estatal no haya generado deuda y haya sido cumplido en el pago de la deuda heredada por otros gobiernos, como presumiera el secretario de finanzas Daniel Pedroza Gaitán a los diputados locales para tratar de convencerlos de que aprueben el endeudamiento, no significa que sea merecedor a endeudarse, pues cumplir con dicho compromiso es una obligación, no una condicionante para que al final de sexenio pueda este gobierno otorgarse un premio de consolación.

Pedroza Gaitán justifica el endeudamiento con los gastos que ha generado el Covid-19, ¿pero cuáles gastos?, si los hospitales siguen sin insumos, sin personal, además, la 4T les dio 400 millones de pesos que se tranzaron comprando a sobreprecio miles de despensas que entregaron de manera selectiva y a manera de campaña política, y costosas ambulancias que ni siquiera alcanzaron para los 58 municipios, pues el Covid-19 no es centralista, como los gobiernos.