titulo_columna
Fernando Rodríguez Román
La ciudad que nos mueve

¿Democracia? El futuro del poder político: la participación.

Ya hemos abordado algunos de los temas críticos en SLP, como la movilidad, el agua y la seguridad, con propuestas puntuales para ellos. Sin embargo, hay características que refuerzan la consolidación de estas soluciones, los principios de la gobernanza: participación, transparencia, equidad y rendición de cuentas. Una ciudadanía con poder de decisión, sin duda, puede comenzar a crear entornos más sostenibles y justos. Aunque sabemos bien que no todos participan, siempre habrá interesados y por lo que veo cada vez habrá más. Hoy, las nuevas generaciones y aquellos conscientes del panorama político, vemos que el modelo político actual está roto, plagado de publicidad política vacía, encuestas falsas y prácticas clientelares que ven por sus propios intereses y los que ya deben, no por los de los ciudadanos.

Las campañas recientes han exhibido un gasto desmesurado, lo que no solo viola la ley, sino que además utiliza nuestros recursos públicos sin transparencia y sin propuestas concretas. Este comportamiento evidencia la corrupción y el despilfarro de algunos candidatos, lo que demerita aún más la confianza ciudadana en el sistema electoral y el rol político de sus dirigentes.

Debemos actuar desde lo local, organizarnos desde lo que conocemos en nuestras redes de confianza, donde nuestra influencia es más directa. Exigiendo una ciudad de derechos: derecho al agua, a la movilidad, a la seguridad, a la salud, etc. Exigiendo que las decisiones que nos afectan se tomen con transparencia. Esto implica un municipio facilitador, con menos burocracia y más eficiencia, descentralizando el poder injustificado y apoyándonos en la tecnología. Un municipio articulador, que escuche y articule nuestras necesidades, apoyándose en plataformas de participación directa para obtener retroalimentación continua. Además de invertir en comités ciudadanos técnicos, interdisciplinarios y comprometidos, apoyándose de la academia, de los colectivos y la iniciativa privada. SLP necesita un Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN) que sea efectivo y capaz de generar un banco de proyectos viables articulados por la ciudadanía.

San Luis, date cuenta, la calidad de vida se deteriora con la simulación de participación en la que vivimos y las malas decisiones que derivan de ella, con toda esa publicidad y esos “medios de información” vendidos y pagados con tu propio dinero. En esta época es normal que nos prometan hasta lo imposible, pero de nada nos sirven las palabras sin acciones concretas. “Las propuestas sin recurso, son puro discurso”. Exijamos nuestros derechos, exijamos transparencia, exijamos rendición de cuentas.

La participación ciudadana está emergiendo como el nuevo paradigma del poder político. Esta tendencia refleja el creciente deseo de los ciudadanos por influir directamente en las decisiones que afectan sus vidas, en SLP y en el mundo. Cada vez más, nos damos cuenta de que aquellos líderes y gobiernos que facilitan la participación activa y la incidencia real en la toma de decisiones obtendrán el respaldo de la población. La razón es simple: los ciudadanos quieren ser parte del proceso, no solo espectadores.

Invito a todos los potosinos a no solo votar, sino a incidir y exigir una democracia directa y la oportunidad de participar. Generemos conciencia y acción,  platiquemos de nuestros problemas urbanos con conocidos, imaginemos soluciones efectivas y hagamos de nuestros derechos una realidad para mejorar nuestra calidad de vida. ¿Qué candidatos tienen esa apertura?