titulo_columna
Héctor Morán
Descarado por la banda

El Racismo que superó Hugo Sánchez en España

En esta ocasiones les traigo la historia del mejor jugador mexicano de la historia, por encima del resto, no tanto por su talento (aunque también por ello), sino por la adversidad que atravesó para llegar a ser uno de los mejores, esta es la historia de Hugo Sánchez.

Ya en México debutó a los 18 años de edad, en donde a lo largo de 5 años, tuvo un récord de 188 partidos jugados y 97 goles, más de medio gol por partido, esa marca la tiene un centro delantero decente del futbol mexicano en la actualidad, Hugo lo logró con 20 años, así de bueno era desde sus inicios.

En 1981 Hugo Sánchez llega al Atlético de Madrid a petición del entrenador del Atleti, José Luis García Traid, en lo que parecía un inicio prometedor para Hugo, pedido por el entrenador, llegaba con la etiqueta de titular, y sus números lo respaldaban, algo que en muchas ocasiones no tiene el futbolista mexicano actual cuando emigra a Europa.

En varias entrevistas, Hugo siempre ha dicho que al inicio, en España siempre le gritaron “Indio” por las raíces mexicanas del jugador. (Un amigo me dijo que le decían indio por la película Tizok)

Este grado de desagrado que le tenían los aficionados y el vestuario en contra de Hugo, luego de escasos meses de haber llegado a Madrid, se empezó a rumorar su salida del cuadro colchonero, y esos rumores se hicieron realidad cuando el presidente del club, un tal Vicente Calderón se reunió con el jugador y le dijo que solo había dos opciones, salir en invierno, o reducirse a la mitad su salario, con la condición de que si mejoraba sus números, podía recuperar su contrato.

La verdad es que le estaban abriendo la puerta para que saliera, la vida de un empleado y la de futbolista en cositas es muy parecida, porque si tu jefe llega y te dice que solo te puede dar la mitad de lo que ganas, realmente lo que te quiere decir es, vete, ya no te queremos.

Hugo Sánchez prefirió quedarse, a pesar que en todo España le gritaban “Indio” o “Indio pata rajada” el vestuario lo hacía menos por ser mexicano y la directiva prácticamente le decía que ya no quería contar con él.

Mientras Hugo estaba en un abismo, el Atleti también, por ello corren a Luis Cid y regresa Garcia Traid, el entrenador que pidió a Hugo desde un inicio y desde ahí, el mexicano no dejó de hacer goles y con ello recupera su contrato inicial.

En 1985 pasa lo más raro en el futbol español, por sus grandes temporadas y el Pichichi ganado ese año con el Atleti, el Real Madrid se fija en él y Hugo pide que lo transfieran, ante la negativa de Vicente Calderón de negociar con los vecinos, se hace lo que yo llamo, el “Tranghugo” triángulo organizado por Hugo Sánchez.

El 4 de Julio de 1985, Pumas lo compra en 200 millones de pesetas al Atleti, para inmediatamente ser transferido al Real Madrid por 250 millones (equivalente a 36 millones de pesos).

De ser despreciado por la afición, pasaron a llorar su marcha al odiado vecino.

Luego de todo lo que sufrió, Hugo Sánchez fue reconocido en el Atlético de Madrid al colocarle una placa en el paseo de la fama por tener más de 100 partidos en el club, que por cierto dicha placa siempre es vandalizada y después restaurada, porque se considera leyenda madrileña, por el Real, no por el Atlético.

Así de grande fue Hugo, como su ego ahorita que es el que no lo deja brillar en México, porque el ego alto, trae enemigos por todos lados. Hugo superó el racismo, a lo que esperemos que Lozano sobre salga en el Napoli, y saque su carácter como lo tuvo que hacer el buen Hugol.

 

Licenciado en Ciencias de la Comunicación

Twitter @H_Moraan

Instagram: H_Moraan