titulo_columna
El Mirador
Redacción

Vivamos libres de violencia

Como cada año, el pasado 25 de noviembre conmemoramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Reconocer y enfrentar la magnitud y la diversidad de un problema que siempre ha existido, pero que a menudo ha sido minimizado o incluso escondido, ha sido un gran avance. Sin embargo, la documentación y la concientización sobre este fenómeno no bastan: necesitamos resultados concretos que permitan erradicar la violencia contra las mujeres y niñas. Eso requiere de un esfuerzo transversal que abarca diversos temas y sectores de la sociedad. Al igual que otros retos relacionados con la equidad de género, la erradicación de la violencia contra las mujeres y niñas requiere un compromiso particular de los hombres. Debemos ser conscientes de que la violencia es una plaga social que nos afecta a [email protected]

 

El feminicidio es la forma más grave de la violencia hacia las mujeres, pero se añaden otros tipos de violencia, como la desaparición, la trata, las agresiones, la violencia sexual, el acoso, el ciberacoso, la violencia psicológica, económica y otro tipo de agresiones o vulneraciones a su dignidad e integridad.

 

La Unión Europea (UE) condena toda forma de violencia contra las mujeres y niñas y trabaja, junto con sus socios alrededor del mundo, para erradicarla. La UE cuenta con una Estrategia de Igualdad de Género 2020–2025, uno de cuyos objetivos es la eliminación de la violencia de género. Y, desde marzo de este año, tiene una Directiva sobre la lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, la cual establece medidas como la tipificación penal de los delitos pertinentes y su sanción; la protección de las víctimas y el acceso a la justicia; el apoyo a las víctimas y la prevención. Estas medidas son necesarias considerando que 33% de las mujeres en la UE han sufrido violencia física o sexual; 22%, violencia por parte de su pareja y, 55%, acoso sexual, según cifras de la Comisión Europea.

 

En México, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, entre enero y septiembre de este año han sido asesinadas 2,831 mujeres, un promedio de diez al día. A la par de esta tragedia, hemos visto avances en materia de políticas públicas, como son la tipificación del feminicidio a nivel federal y estatal, la armonización de la legislación relacionada con estándares internacionales, la reducción del plazo para la declaración de las alertas de género, el apoyo presupuestal federal para la implementación de las medidas resultantes de las alertas y el reforzamiento de las Casas de Justicia para las Mujeres.

 

El Plan de Acción en materia de Género 2020–2025 de la UE establece como meta para 2023 que 85% de nuestros fondos de cooperación contribuyan a la igualdad de género. En este marco, la UE ha invertido 500 millones de euros a nivel global para financiar la Iniciativa

Spotlight, implementada por Naciones Unidas para eliminar la violencia contra las mujeres.Este programa establece iniciativas nacionales que incluyen a México y a otros países de América Latina. De igual forma, apoyamos a organizaciones de la sociedad civil (OSC) que trabajan en la erradicación de la violencia de género, como el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio y la Red Nacional de Refugios para mujeres víctimas de violencia.

 

La UE y México comparten el reto de la violencia contra las mujeres y niñas, así como el compromiso conjunto a nivel multilateral para erradicarla. Pero recordemos que esta lucha es responsabilidad de [email protected] #Únete y digamos [email protected] en voz alta: ¡Ni una mujer menos, ni una muerta más!